sábado, 24 de abril de 2010

De colores y melodías en tu pelo.


Como con el último acorde de una sinfonía anónima con apoteósico final, cae la primera lágrima de un derroche que lleva tu nombre, en grises horas de carreteras, blog y lápiz como instrumentos solistas. Confío en el verde de mi chaqueta con la esperanza de verte cuanto antes, el rojo aún transpira la pasión de los besos de colibrí, el blanco de tus ojos recorre en largas líneas mis brazos.

Mil colores más con los que describir cada momento o cada gesto. Como el de agarrar mi mano con la sutileza con la que se acarician las teclas de un piano, creando y llenando la habitación de melodías imposibles combinando en compás binario suspiros, risas, gemidos y silencios. Deseándote a contratiempo y en contra del tiempo, espacio y lugar porque eres la música que guardan callados los colores en toda su viveza y vivacidad , forzando tu sonrisa a tornar en preciosas tonalidades.
Como en un fa sostenido mayor, sosteniendo tu cuerpo en un interminable vals francés.

Me quedo con la sensación de la lluvia intentando aún separar nuestros labios, con la necesidad de crear colores jamás imaginados y notas jamás percibidas para poder describir la locura incontenida, la atracción desmedida, las explosiones en nuestras miradas. De incómodas posturas brotaba sudor recorriendo tu espalda, huyendo de mis dedos y tus uñas en actitud salve, y no poder dejar de hacerlo.

Te voy a echar de menos, y no podré dejar de hacerlo.

4 comentarios:

La chica del Transsiberian dijo...

...
Caen, a mares, pero no son las primeras
ni mucho menos serán las últimas


Et toute la vérité du monde est réduite à te voir près

Mara dijo...

Glup!
Tragando saliva...menudo texto.

UltrarareX dijo...

Con este texto ya te has lucido del todo.Cada texto es mejor que el anterior.
UN APLAUSO!:)

Bookworm dijo...

Felicidades por ganar en el Concurso de Libros y Literatura. A mí me gusta tu foto, aunque voté por la mía ¡je,je! Quedé segunda.
A disfrutar de muchas horas de lectura.
Un saludo, Mertxe.